5 ideas para llevar tus meditaciones al siguiente nivel

Escríbenos

5 ideas para llevar tus meditaciones al siguiente nivel

Compartir

¿Sabemos–realmente– qué significa meditar? ¿Por qué todos hablan del poder de la meditación? Resolvamos estas dudas juntos y quién sabe, de pronto logramos descubrir nuevos métodos más allá de solo la respiración.

Meditar es, según los budistas, la práctica que le ayuda a los seres humanos a conectarse con la realidad en la que se encuentran para poder aumentar su comprensión del mundo y así evitar el Dukkha (o sufrimiento). Y, a lo largo de más de 2000 años, ha sido un ejercicio que le ha ayudado a miles de personas a reconectarse con sus emociones y su mente.

Pero eso no necesariamente responde con lo que hoy entendemos por meditación. Es más, puede ser que esta definición no signifique nada para nosotros. Entonces… ¿Qué es meditar? ¿Meditar siempre es trabajar en nuestra respiración y cerrar los ojos por unos minutos al día?

En algunas ocasiones, sí… ¡pero no necesariamente! Porque la meditación ha sido una práctica en constante evolución y hoy puede hacerse de muchísimas formas.
Meditar es, para cada uno de nosotros, algo completamente diferente.

Entonces, más bien, las preguntas podrían ser… ¿Para qué sirve meditar? ¿Qué le pasa a nuestra, cabeza, a nuestras emociones y a nuestro cuerpo cuando meditamos regularmente? ¿Cómo podemos llevar nuestras meditaciones al siguiente nivel?

Empecemos este viaje para tratar de entender algunas de estas preguntas y hacer de la meditación una constante que nos ayude a enfrentar todos los días con confianza.

¿Qué pasa cuando meditamos?

Cuando meditamos dormimos mejor, contribuimos a mejorar nuestra ansiedad o depresión y nos ayuda a controlar mejor nuestra respuesta frente a situaciones de estrés… ¡Y no lo decimos nosotros! Lo dice un estudio de biología psiquiátrica de la Universidad de Carnegie Mellon, en el 2016: meditar es como hundir un botón de reseteado.

En otras palabras, meditar es un bálsamo para nuestro cerebro; hace que todos nuestros pensamientos, emociones y patrones mentales encuentren nuevas vías para mejorar y por eso es que a veces se dice que meditar expande nuestro conocimiento… ¡Porque en realidad lo hace!

La práctica hace al maestro… ¿Pero qué estamos practicando? La meditación tiene varios métodos y por eso queremos resaltar estos dos:

Vipassana: la respiración y las emociones

En esta meditación lo más importante es la respiración. En cada inhalación debemos pensar en una emoción que queramos trabajar y en cada exhalación debemos aprender a dejarla ir sin juzgarla.

Gratitud: dar gracias por lo bueno y lo difícil

Existe una meditación que busca simplemente llenar de luz todo aquello que amamos y por lo que estamos agradecidos y también por aquello que simboliza un desafío para nosotros. Simplemente debemos cerrar los ojos, agradecer por tres cosas que nos dan felicidad y tres cosas que no son tan agradables. Esto nos ayuda a sentir gratitud por lo bueno y malo que nos rodea en el presente en el que nos encontramos.

Formas de meditar hay miles, pero estás dos son las más simples y unas de las más usadas en el mundo. Si no las conocías… ¡ahora puedes empezar a aplicarlas!

Deja fluir los pensamientos

Uno de los consejos más útiles para meditar y no sentir que estamos fallando en el intento es dejar que cualquier pensamiento llegue a nuestra mente, saludarlo y dejarlo ir. La mente tiende a divagar y no sabe relajarse, por lo que siempre va a querer obligarnos a pensar en algo y a no quedarse en blanco… ¡Simplemente no sabe hacerlo y por eso la meditación a veces puede ser un reto!

Por eso, muchas personas sienten frustración cuando eso sucede, pero lo que no saben es que sucede todo el tiempo. Así que si aún cuesta poner la mente completamente en blanco…. ¡Es absolutamente normal! Solo necesitamos saludar al pensamiento, observarlo por un tiempo y dejarlo ir.

Esto lo dice una de las clases de meditación de Netflix, creadas junto a Headspace que pueden ser una excelente guía para aprender un poco más sobre la meditación.
¡Aquí te dejamos el tráiler para que puedas ver de qué hablamos!

 

Si te vas.. vuelve.

La realidad de meditar… es que no siempre vamos a poder hacerlo. ¡Pero es normal! No sentirnos mal por perder la práctica o por alejarnos un tiempo de la meditación contribuye a que podamos volver a la práctica muchas otras veces más. En la meditación no existe la culpa.

Recuerda que meditar no necesita de mucho tiempo y que puedes hacerlo inclusive con los ojos abiertos, es solo cuestión de encontrar el tipo de meditación que más nos conviene. Así que si te vas… ¡siempre puedes volver a encontrar el equilibrio!

Conexión con tu alimentación

Un cuerpo en balance puede ayudarnos a meditar mejor y a encontrar nuevos caminos para nuestras emociones y pensamientos. Es por lo que meditar tiene un enfoque holístico, o que entiende que desde varios frentes podemos crear mejoras para una vida más saludable y feliz.

Una buena alimentación, llena de colores, sabores y texturas puede generar ese balance que hará que nuestras meditaciones lleguen a un nuevo nivel. Conoce algunas que podrían contribuir a lograrlo en nuestro recetario o en nuestro Instagram y empieza el camino de una alimentación consciente.

Puede ser que eso de quedarse quieto, cerrar los ojos y respirar no sea lo que más nos ayude a lograr a calmar nuestro pensamiento. Es por eso que muchas veces las personas se alejan de meditar, porque sienten que es demasiado estático. Pero tenemos buenas noticias… ¡El mindful running o correr mientras meditas!

Consiste en meditaciones guiadas que buscan que logremos vaciar nuestra cabeza de pensamiento y utiliza los movimientos y entrenamientos al correr para lograrlo. En esencia es concentrarse tanto en el ejercicio que logramos controlar la mente y los pensamientos. Es una nueva técnica que está tomando fuerza para todos los que no saben quedarse quietos y está conectando a muchísimas personas con el ejercicio y la meditación.

¡Esperamos que la meditación les permita estar más presentes, alegres y llenos de vitalidad! Solo podemos aprender a meditar…meditando. Pero ahora tienen muchos nuevos caminos para seguir explorando este viaje constante que es encontrar el bienestar. ¡Hasta la próxima!